El lugar de la mujer en el tango Boletín Nº7

CONTENIDOS: “La Frase de Hoy”:
Nunca cortes lo que se puede desatar”                                                                            
refrán anónimo 
“Tema destacado” 
v    EL LUGAR DE LA MUJER EN EL TANGO. 
¿Dónde y cómo está la mujer en el tango? Por supuesto que no podremos encontrar un solo modo, sino múltiples formas de ver, ubicar y valorar a la mujer.  El lugar que ha ocupado en el tango desde los orígenes porque allí se reflejan prejuicios, valores e ideologías de una época. . En general se les asigna un rol pasivo, porque han sufrido las inclemencias de un mal hombre:  Por otro lado está el baile del tango, con su perfil de danza sensual y exótica, vulgarmente caracterizado como un baile machista. Como efectivamente para bailar el tango el hombre "conduce o marca" y la mujer "sigue o se deja llevar", están quienes desde un análisis crítico observan que se trata de un baile machista, porque existen, dicen, un dominador: el hombre y una dominada: la mujer.  Pero no, el tango es tango justamente porque se trata de dos personas que abrazadas realizan figuras y movimientos muy diferentes y que deben complementarse para realizar una sola danza en la cual se improvisa todo el tiempo.  Hombre y mujer, con dos roles, técnicas y posiciones diferentes se hallan homogeneizados, emparejados en esto de contribuir a producir algo por fuera de los dos: Bailar un tango. Es obvio que, para poder hacerlo, deberán complementarse, deberán cooperar, deberán acordar porque si no, no podrían bailar. Si compiten, si no colaboran el uno con el otro, es imposible que bailen, o al menos, que bailen bien.¿Y cómo se logra ese acuerdo, esa cooperación, cuando no hay coreografías prefijadas como en otras danzas, cuando no está establecido lo que hay que hacer?En primer lugar debe haber algún acuerdo básico, algo que haga que puedan coincidir en la danza, cuando todo hace pensar que lo más difícil de lograr sería eso, la coincidencia. Una de las fórmulas es que alguien conduzca, que alguien lleve adelante la dirección de la danza, y que el otro se acople, acuerde y decida dejarse guiar. Debería producirnos asombro el hecho de que dos seres tan diferentes como un hombre y una mujer, que muchas veces ni se conocen, puedan bailar abrazados al ritmo de la música, creando y recreando una bella danza. Hay algo maravilloso en eso que ocurre. La maravilla de dos seres que han logrado ponerse de acuerdo en algo tan difícil de lograr.Dos personas, hombre y mujer, acordando en una danza, abrazados, casi maniatados y bailando e intentando coincidir en sus sensibilidades. Casi mágico. Creo que no hay otro modo de que ello funcione, de que ello acontezca, sin que haya un acuerdo profundo entre ambos. Y este acuerdo comienza con la aceptación de la regla de que el hombre conduce y propone. Pero, ¿por qué se ve en esto subordinación, sometimiento, pasividad del lado de la mujer? Cada uno realiza algo diferente. Y en ello va el rol de cada uno. En el tango se expresa claramente esa diferencia de lugares y la coordinación y la cooperación entre ambos, sin perder ese estatuto: su diferencia.Dejarse llevar por el hombre no es subordinarse o ser dominada o sometida por él, sino aceptar su conducción para poder bailar. Para lograr ese acuerdo, los dos: hombre y mujer, deben subordinarse a las reglas del juego necesarias para bailar un tango. Ambos tienen que someterse a ellas para que lo que bailen sea un tango y no una rumba. Se trata de tres términos: La mujer, el hombre y el tango. Ambos se necesitan, y ambos necesitan someterse a las reglas del juego. Aquí lo que importa es bailar tango y disfrutar con ello, cada uno deberá tratar de ocupar su lugar y de contribuir a ello.Está claro de que una de las claves de la posición de la mujer para bailar tango es dejarse llevar. Esto que, obviamente, es uno de los requisitos del rol femenino, dejarse llevar por la conducción del hombre, no significa, como muchas veces se considera, ocupar la posición de sometida, de pasiva. Dejarse llevar por el hombre no es "subordinarse" a él, sino aceptar la conducción necesaria para poder bailar el tango. Como decía anteriormente, ambos tienen que someterse a unas cuantas reglas para bailar tango y no una rumba.Un hombre solo no puede bailar el tango y una mujer sola tampoco. Pero en el hecho de que el hombre sea el que conduce se asientan prejuicios e ideologías. Así como en las letras se ubica a la mujer en determinado lugar y se la ve llevada, perdida por el hombre, también con respecto al baile se percibe el hecho de la conducción masculina como una posición de sometimiento o de dominación sobre la mujer.   El Dejarse llevar es activo, es poner la propia sensibilidad al servicio de que salga bien el tango que queremos bailar, de disfrutarlo y de acompañar al hombre en aquello que quiere hacer. Bailando tango hay un hombre y una mujer donde lo que hace uno esta en relación con lo que hace el otro. v      ADAPTACIÓN Artículo publicado en la revista B.A. GOTAN 

  1. ¿Cómo podrías llevar lo que leíste a tu vida?
  2. ¿En qué momentos necesitás del otro?
  3. ¿Cómo te vinculás en tu vida familiar, laboral, social, profesional etc.?

  “Una caricia para el alma”:  

EN EL CAMINO DE LA VIDA 

Hay personas calladas que necesitan de alguien para conversar.

Hay personas tristes que necesitan de alguien que las consuele.

Hay personas tímidas que necesitan de alguien que las ayude a vencer la timidez.

Hay personas solas que necesitan de alguien para jugar.

Hay personas con miedo que necesitan de alguien que les dé la mano.

Hay personas fuertes que necesitan de alguien que las haga pensar en la mejor manera de usar su fuerza.

Hay personas habilidosas que necesitan de alguien para ayudar a descubrir la mejor manera de usar su habilidad.

Hay personas que juzgan que no saben hacer nada y necesitan de alguien que las ayude a descubrir cuánto saben hacer.

Hay personas apresuradas que necesitan de alguien que les muestre todo lo que no tienen tiempo para ver.

Hay personas impulsivas que necesitan de alguien que las ayude a no lastimar a otros.

Hay personas que se sienten afuera y necesitan de alguien que les muestre el camino de entrada.

Hay personas que dicen que no sirven para nada y necesitan de alguien que las ayude a descubrir cuán importantes pueden ser. 

Necesitan de alguien... 

... quizás de ti o de mí...

  Ahora que sabes de que se trata te invitamos a tomar una elección:

a) Ser tu sola la que los lea…

b) Compartirlo con tus amigas…

Si optas por compartirlo simplemente haz “reenviar” y ellas al recibirlo te lo agradecerán (nosotras también). 

Esperamos tu suscripción, comentarios, preguntas, sugerencias, cosas que quieras compartir con el objetivo de brindarte en próximas ediciones del boletín aquello que sea de tu agrado. 

Gracias por leer “PERFUME DE MUJER” "Un espacio para crecer. Un tiempo para compartir" 

Te deseamos que todo lo que generes a tu alrededor, ya sea en tu vida personal, profesional o laboral, sea con la alegría y el reconocimiento de que lo que sale de vos es lo más precioso, lo más valioso del mundo. 

Silvia Brunacci                                  Patricia Bril

Psicólogas Sociales

  

Anuncios

5 Responses to El lugar de la mujer en el tango Boletín Nº7

  1. Hilda dice:

    Hola chicas.les escribo para reiterarles mis felicitaciones, este boletin està siendo de bendicion a muchas de mis amigas a quienes les comparto y por supuesto a mi tambien,adelante,las animo, està saliendo bien ,me encantò el cuento de los hermanos,besito Hilda I Tocchetton

  2. Patricia dice:

    esta muy lindo gracias ¡¡¡
    besos que tengas un buen día.

  3. Ana Carriles dice:

    Hola, me llamo Ana y hace un tiempo que recibo vuestro boletín.
    Me gustaría saber de dónde sacásteis mi dirección. Soy española y viví un tiempo en Bs As.
    Me gustó el boletín del Día de la Mujer y hoy, al leer el texto sobre el tango, me ha dado pena que os posicionéis en ese lugar.
    Me parece que está bueno que uno guíe y el otro sea guiado…siempre que los roles se puedan intercambiar. Si no, como sucede en tantos espacios de esta sociedad patriarcal que padecemos, hay relaciones de dominación-sumisión y no un intercambio equitativo, no un compartir desde la igualdad de mujeres y hombres.
    Es hermoso el tango. Y al igual que la salsa, el vals, el pasodoble o cualquier baile de salón, desgraciadamente machista.
    Un saludo
    Ana

  4. Sandra Selles dice:

    Hola Chicas; ¡¿Como les fue el 10/3 con el festejo ???!
    nosotras disfrutamos de la presencia de 28 personas entre hombres y mujeres
    Estamos felices de compartirlo con ustedes
    En cuanto pueda me acerco a una actividad y espero que alguna vez ustedes se acerquen a las nuestras
    Entre mujeres siempre podemos darnos una mano y compartir actividades y festejos
    Un Abrazo
    Lic Sandra Selles

  5. María Cristina dice:

    QUISIERA SUSCRIBIRME A LOS BOLETINES DE UDS,QUEDANDO A LA ESPERA DE SU RESPUESTA LOS SALUDA ATTE. MARIA CRISTINA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: