Expresa lo que callas.

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de nosotros tenemos un doble discurso,  uno que mantenemos bien guardado dentro de nuestra  mente y que nadie, a excepción de nosotros conoce y otro, muy distinto,  que expresamos abiertamente a los demás. Hemos aprendido desde pequeños a guardar y a no mostrar nuestros verdaderos pensamientos y sentimientos, ya sea por conveniencia, miedo, vergüenza o falta de confianza o convicción.

 

A través de los años, he descubierto que estamos presos de todo lo que hemos guardado por tanto tiempo en nuestra cabeza y en el corazón.  Lo mas grave es que ya ni siquiera recordamos lo que pensamos o sentimos genuinamente desde hace tanto tiempo, que ahora todo se ha convertido en una gran confusión, en una energía acumulada, que  fue torciendo y afectando nuestra manera de ser y la forma de interpretar la realidad.  Por esto es tan importante tomar en este momento, la decisión valiente, de entrar a revisar y a inventariar en el placard  o en el depósito donde tenemos guardados nuestros recuerdos, para poder limpiar y liberarnos de toda esa carga emocional y mental equivocada que hemos acumulado y arrastrado por tanto tiempo. Cuántas veces estamos pensando mal de una persona y esta aparece de forma inesperada, inmediatamente nos escuchamos decirle: ¡Hola!! “Que gusto verte”, “Que bien estas”, “La telepatía existe, justo te iba a llamar en este momento”,  cuando en realidad estábamos deseando que no apareciera.  Otras veces, pensamos en algo que quisiéramos hacer, y cuando otra persona nos pregunta, le decimos algo totalmente diferente a lo que queremos, ya sea para complacerlo, o porque consideramos que a pesar de ser nuestro deseo, no es lo suficientemente importante para proponerlo.

 También nos sucede, cuando guardamos sentimientos o pensamientos negativos o dolorosos acerca de una persona con la que vivimos, y no nos atrevemos a enfrentarlo  y expresarlos abiertamente, por miedo a las consecuencias o las represalias.  En cualquiera de estos casos, la victima más grande de ese comportamiento, somos nosotros mismos.  Cada vez que nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones van en direcciones diferentes y contrarias, a lo que verdaderamente queremos y sentimos, se produce un nudo dentro de nosotros haciendo que la energía creadora pare de fluir, esta se queda estancada dentro de nosotros, produciendo un efecto negativo instantáneo que con el tiempo va creando situaciones difíciles y enredadas, para que podamos aprender a través de ellas la importancia de ser auténticos, honestos y sinceros. ¡Déjate ser, déjate fluir!!

 

Además toda esa energía represada, internamente, termina por afectarnos emocional y físicamente. ¡No vale la pena guardar!! mucho menos postergar el momento en el que afrontaremos la situación y diremos la verdad de lo que pensamos o sentimos.

 

Somos absolutamente responsables de las palabras que usamos para expresarnos, de elegir el momento en que lo haremos y de usar el tono emocional más adecuado para no causar más confusión o malestar del que ya experimentamos.  Hay personas que se creen sinceras, porque dicen lo que piensan sin detenerse a considerar a las demás personas, y generalmente causan mas daño que bien con sus comentarios. Si bien no podemos controlar o evitar las reacciones de los demás, si podemos expresar nuestras inquietudes de la mejor manera, con valor, honestidad y responsabilidad.

 

Todos quisiéramos saber lo que realmente están pensando o sintiendo las demás personas, en especial nuestros seres queridos, para confiar en ellos y tener relaciones mas sanas y serenas.   Pero, ¿estamos listos para recibir su sinceridad?

 

Alinear nuestros pensamientos, sentimientos, palabras, expresiones y acciones hará que la energía creativa fluya a través de nosotros para construir situaciones mas sanas, que nos permitan tener una vida plena.

 

 

DI LO QUE SIENTES. Tomate unos segundos para pensar en lo que vas a expresar, en como lo vas a hacer y a quien se lo vas a decir.  Luego intenta hablar desde tu corazón y sin tener una doble intención. Elige el mejor momento para hablar acerca de lo que piensas o sientes.

 

ORDENA TUS IDEAS.  Aclara tu intención, elige las palabras, despójate de toda emoción negativa. Habla siempre en primera persona y evita señalar o compararte con la otra persona.  A veces es preferible decir que en ese momento no te sientes bien para hablar, y pedirle que más tarde se vuelvan a reunir para conversar y solucionar el desacuerdo.

 

CUANDO TENGAS DUDA HABLA y EXPRESATE.

Simplemente respira profundo y di lo que sientes sin miedo. Si no tienes algo bueno que decir, si no tienes nada que aportar, es preferible que guardes silencio.

 

Una nota de Maytte Sepúlveda

 

 

Anuncios

2 Responses to Expresa lo que callas.

  1. Anónimo dice:

    a veces hablamos de lo que debería ser o no ser. En realidad el género humano es complicado. Implicado. Cuando nacemos nadie nos dice porque y para qué nacimos. Cual será nuestra tarea a realizar. Empieza la crianza, la teta, el destete, hacer pis sin pañales. Creo que como madre a veces hacemos tareas muy materiales. De eso se trata el alimento, limpiar su caca, etc. De todos modos la madre le va marcando una conducta. Pero, a cierta edad sería conveniente decirle y hacerle saber que nosotras confiamos en él o ella, que puede hacer cosas sin que nosotros estemos como jueces. LA LIBERTAD DE SER. Todo esto se sostiene si la madre tiene claro cual es su rol en la vida más allá de ser mamá. Los valores, el respeto, la obediencia, la honestidad, y el amor se aprende de lo recibido. Si crecemos, debemos hacernos cargo de nosotros mismos. El tema es que los seres humanos, personas, viven la vida como un cumplimiento, que todo quede bonito lindo para los demás. Está bien que no se debe decir la verdad con crueldad, pero si decirla con el afecto. A veces escuchar las verdades nos saca de nuestro mundo ideal, estamos cómodos, para que modificar, si así estamos bien. Yo particularmente vivo cada día como el último y el primero de mi vida, y existo con mi ser verdadero, no me sirve disfrazar mi vida. Las caretas hace mucho tiempo aprendí a sacarmelas. Al que le cueste verse en el espejo y reconocerse es aquel que debería buscar en su interior la mentira. Particularmente estoy haciendo un trabajo de escritura diaria, una autobiografía, limpiandome y sacando de los cajones la basura y algunos objetos limpiarlos que brillen en la oscuridad. Es un trabajo muy personal, depende de nosotros asumirnos como personas, trabajar con nosotros mismos, estar en soledad y conocernos. En realidad ¿quienes somos? queremos seguir así?, o queremos modificar algo?, si así fuera manos a la obra. Quedarnos con nosotros mismos hablarnos meternos en nuestro mundo interno y descubrirnos. un abrazo a todas. carmen.

  2. Carmen Greco dice:

    MUCHAS GRACIAS POR TAN IMPORTANTE ENVIO, EXCELENTE DISEÑO Y FACIL DE MANEJAR. LO HE REENVIADO A TODAS MIS AMIGAS, YA QUE ES MUY VALIOSO EML MATERIAL, PARA LEER Y LEER Y PONERSE A ORDENAR YAAAAAAAAA!
    MUCHA SUERTE
    CARMEN GRECO

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: