ALIMENTO PARA LOS PENSAMIENTOS.

La  comunicación es fundamental para nuestra existencia.
Demos un paseo por la naturaleza y seguro que estaremos  rodeados de una orgía de sonidos, colores y señales diseñados para comunicar algo sobre la evolución de las especies (por lo general sobre el territorio, el sexo o los alimentos). Con el fin de garantizar el éxito, la señal debe ser específica, directa, ruidosa, fragante y muy atractiva. ¡Un poco como la publicidad!
El  color y la forma, con todas sus complejas variedades, pueden comunicar algún significado importante que conscientemente (e inconvenientemente) hemos olvidado. ¿Por qué respondemos física y emocionalmente a algo que conscientemente no entendemos? La respuesta puede venir de ese momento poco después de nacer. En ese tiempo no podemos pensar, ni razonar ni preguntar, porque carecemos de lenguaje. Sin el lenguaje no podemos pensar. Después de todo, pensar es escuchar palabras en el interior de la cabeza.
Entonces éramos seres humanos diminutos e impotentes, conscientes sólo del hecho de que nuestro entorno había cambiado y de que teníamos hambre. Instintivamente encontrábamos una voz que podíamos manipular y añadir a los otros sonidos irreconocibles que nos rodeaban. Estábamos protegidos y abrigados. Nos alimentaban y había comodidad. Dormíamos. Cada vez que llorábamos aparecía una imagen borrosa delante de nuestros ojos descentrados. Tenía un sonido apaciguador y olía a algo que llegamos a reconocer como la cena. Entonces, tan seguro como que la noche sigue al día, los sonidos, colores, sabores, olores, sensaciones e imágenes que saturaban nuestro mundo, en la actualidad aún influyen en nosotros. Es la retórica de nuestras emociones y el alfabeto lo que modela las palabras de nuestra mente. Y de los escasos comienzos se forman las complejidades del lenguaje y de la metáfora.
Si una imagen vale mil palabras, la metáfora le da sentido.
Hablamos en imágenes:
Está perdiendo la chaveta. Llueve a cántaros. Lo que hay bajo el puente es agua. Es una papa caliente. ¡Eso es una tontería! Da vuelta  la página. Me tienen en ascuas. La clave del éxito. Se llevan como una casa en llamas. Tira de la manta. Estoy verde de envidia. He llegado al final de mi paciencia. A caballo regalado no se le mira el diente. Vio las estrellas. Es pan comido. Me he puesto negro. ¡Es el colmo! Bailaré a mi propio ritmo. No cuentes los pollos hasta que rompan el cascarón. De eso sí sé algo. Está en estado. No tengo nada que hacer. Estoy un poco ocupado ahora. Como un toro en una cacharrería. No es plato de mi gusto. Estaba morado. Es una mosquita muerta. La pelota está fuera de la cancha. Se guarda del hambre. ¡Le pasó cerca! Tiene un tornillo flojo. Me estoy volviendo chiflado. Estoy realmente quemado. Tiene muchos humos. Nos agites las aguas. Mucho ladrar y poco morder. Lo sacó de sus casillas. La hierba siempre es más verde del otro lado. Se fue con la cola entre las piernas. Nos pasaron  gato por liebre. Tiene dos caras. Lo que no va en lágrimas va en suspiros. Tengo que arreglar cuentas contigo. ¡y los cerdos vuelan!

Algunas  imágenes tiene un sentido universal que todos podemos entender:

Algunas son religiosas:

Otras indican una identidad, interés o parentesco colectivos:

La metáfora no necesariamente es visual. Un compositor puede describir una idea en la forma de una sinfonía. La música es un medio maravilloso para representar y expresar la emoción. La Sonata claro de luna de Beethoven es un ejemplo perfecto. ¿Y los himnos? Están pensados para fomentar un sentido de orgullo e identidad nacionales. ¿Y las películas? ¿puedes imaginar La guerra de las galaxias, Carros de fuego, Bailando con lobos o Forrest Gump sin unas partituras evocadoras?
Luego se produjo una música para una generación que quería forjarse una identidad nueva y liberarse de tradiciones pasadas: el Rock & Roll, Elvis, los  Beatles, el Flower Power, el Blues, el soul, el punk, la música moderna romántica, el rap, el hip hop, el indie… la lista es interminable.
La metáfora tiende puentes entre las ideas que pueden no tener una conexión lógica o aparente. Nos ayudan a expresar y entender un concepto o idea inusual o innovador de un modo significativo.
Muchas veces se relaciona a  los animales con diferentes cualidades emocionales. Aún los empleamos en el idioma cotidiano. A menudo oímos a la gente decir codicioso como un cerdo, valeroso como un león, astuto como un zorro, obstinado como una mula, hambriento como un lobo, sabio como un búho, curioso como un gato, descarado como un mono.
Como los animales viven en un estado de equilibrio con la naturaleza, se cree que podemos aprender mucho observando sus costumbres. A cada animal se le asigna una cualidad metafórica que encaja con su estilo de vida y su comportamiento. Cuando se los emula, se considera que ese conocimiento puede conducirnos a una vida más equilibrada y satisfecha.
OSO: Busca encontrar la verdad a través de la soledad y la introspección.
LOBO: Maestro leal y responsable, aporta ideas nuevas e intuitivas al clan.
PERRO: Un guardián y protector constante en su lealtad y devoción a los demás.
DELFIN: Conectado con lo divino, representa la fuerza vital, nos enseña cómo liberar las emociones a través del aliento sagrado.    41»»t
SERPIENTE: El poder de la creación a través de la energía sexual y psíquica, en ella está representada la fuerza universal de la transmutación.
ÁGUILA: Aprende de los reveses de la vida para conquistar el miedo elevándose por encima de lo mundano hacia los reinos del Gran Espíritu.

A veces los vínculos que creamos son fortuitos. En otras ocasiones, mediante la publicidad, se idean como la CocaCola y los niños cantando en todo el mundo. ¿Quién podría haber imaginado que millones de personas descubrirían su interés por la ópera mientras miraban un partido de fútbol? En la actualidad, Pavarotti y la Copa del Mundo son sinónimos. ¿Qué tienen en común una famosa marca de cerveza, el tema de Misión imposible y una ardilla? Algunos vínculos que se establecen dependen de si vives en un país o eres un visitante.
¿Los vínculos que establecemos son alguna vez sólo coincidencias? Al  igual que con las conexiones sociales y culturales, también hemos establecido vínculos que tienen un significado específico para vosotros. A menudo son de naturaleza personal o íntima y pueden activar vuestro sentido del olfato. Por ejemplo, pensemos en la hierba recién cortada, en pan recién sacado del horno, en pavo asado, en madreselvas, jazmín y rosas, o en un perfume que lleva alguien especial para vos.

Del libro EQ  la excelencia emocional. Maya Phillips

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: